fbpx
Inteligencia Financiera

¿Cómo identificar los gastos fijos?

Son indispensables para vivir, por eso no todos son gastos fijos.

Gastos fijos. Como se ha comentado en ocasiones anteriores, para evitar problemas financieros es importante realizar una adecuada planeación financiera.

En este sentido, es esencial mantener alineado tu estilo de vida con tus finanzas personales, para lo cual es necesario que tu presupuesto (igualdad financiera); en la mayoría de las ocasiones se encuentre equilibrado (con una emergencia es difícil cumplir este axioma).

Ingresos = Gastos fijos + Gastos variables + Inversiones o Ahorro

Cada uno de los componentes del presupuesto es importante para mantener unas finanzas sanas; algunos son más fáciles de anticipar que otros.

Por ejemplo, la mayoría de las personas tiene una expectativa o cierta seguridad de cuánto ganarán el siguiente mes o quincena; o el desembolso que deben realizar mes con mes para cubrir sus gastos fijos.

Mientras que los gastos variables, ahorro o inversiones en algunas ocasiones se efectúan más como un residual estimado entre los ingresos y los gastos fijos.

Anuncios

Consejos para los gastos fijos

En esencia, estimar los gastos fijos no es tan complicado, más bien, la dificultad surge en su clasificación. En ocasiones es común confundir los gastos variables con los fijos.

Por ejemplo, la renta o la mensualidad de una hipoteca sin lugar a dudas es un gasto fijo, pero el café que compras todas las mañanas: ¿es un gasto fijo o variable?

De entrada, la clasificación entre gastos fijos y variables puede ser algo subjetiva, pero una regla sencilla pueda ayudarte a diferenciarlos:

Un gasto fijo es «esencial» o «necesario» para vivir (tu estilo de vida mínimo), por lo cual no es posible eliminarlo por completo, si puedes prescindir de él, es un gasto variable.

Volviendo al ejemplo, pagar la renta o mensualidad de hipoteca es un gasto fijo, ¿puedes recortarlo? sí, pero hasta cierto límite. Todos requerimos una vivienda (seguridad social), por lo cual difícilmente este concepto por gusto propio lo tendremos en 0 (a menos que ya hayas terminado de pagar tu vivienda o de plano experimentes una bancarrota).

Por otro lado, esa tasa de café que compras en tu establecimiento favorito, tiene más características de un gasto variable, ¿podrías prescindir de él en su totalidad?.

Tal vez por una temporada si eres amante de esta bebida. Mientras que un tercer caso hipotético, la adquisición de una medicina sería todo lo contrario (piense en un tratamiento de un enfermedad crónico degenerativo); ya que resulta esencial y necesario para vivir en algunos casos.

Realizar una adecuada clasificación entre tus gastos fijos y variables te permitirá realizar una adecuada planeación financiera. Ya que podrás ajustarlos dependiendo de la situación que estés viviendo o la que enfrentes en un futuro próximo.

Escrito por Adrián de la Cruz

Ruta de aprendizaje: Presupuesto Personal: ¿Por dónde empiezo?

Esta información fue relevante para tí

A %d blogueros les gusta esto: